Cosecha Agua Lluvia

Escasez de agua potable: La realidad de las comunas afectadas por la sequía en la RM

Si bien el Gobierno decretó zona de emergencia agrícola y se dispuso de más de 700 millones para ir en ayuda de los agricultores y apicultores, hay sectores en los que la situación se ha vuelto tan crítica durante los últimos años que la única forma de obtener agua es a través de camiones aljibes. Al respecto, las autoridades comunales, si bien agradecen la ayuda, aseguran que esta debe abarcar mucho más.

sequia

Hace algunos días se declaró a la Región Metropolitana como una zona de emergencia agrícola por la sequía y con el anuncio se dispuso la entrega de 733 millones a repartir entre agricultores y apicultores, aporte que permitirá la compra de insumos como forraje y medicamentos para los animales.

Sin embargo, si bien esto ayudará a los agricultores y comunidades a mitigar en parte la situación, para muchos las pérdidas que ocasiona la sequía son irreparables, sobre todo en lo que refiere a la cosecha de productos agrícolas. A esto se suma que en varias comunas de la Región Metropolitana la situación es tan crítica que no solo afecta a los animales, sino también a comunidades que ya no cuentan con agua para su consumo y sus necesidades básicas.

En conversación con Diario y Radio Universidad de Chile, el alcalde de Alhué, Roberto Torres, se refirió a la situación de una de las comunas más afectadas por la escasez hídrica, tanto que, desde hace bastante tiempo, utilizan camiones aljibes para abastecer a la población.

Al respecto, indicó que “ya hace años tenemos problemas de falta de agua tanto de riego como de agua potable y, lamentablemente, se ha ido incrementando por razones evidentes y es que cada vez llueve menos. Este año está siendo absolutamente crítico. De no tomar acciones a la brevedad posible corremos el riesgo de que el 75,1 por ciento de los habitantes del Alhué nos quedemos sin agua potable, es así de grave”.

En la comuna de Alhué esperan contar con nuevos pozos para extraer agua antes de fin de año.

Otra de las comunas afectadas de forma crítica por la sequía es San Pedro de Melipilla donde, al igual que en Alhué, los habitantes deben ser abastecidos por camiones aljibes, acción que si bien es una ayuda, de todas formas limita la vida cotidiana de la comunidad.

El alcalde de la comuna, Manuel Devia, indicó que “si bien es cierto que esto ha afectado a los agricultores porque si no hay lluvia no hay pasto, en el caso de San Pedro esto nos viene afectando hace tres años aproximadamente y lo más dramático es que las familias no tienen agua para tomar”.

Agregó que se reparten 2500 litros por semana a cada grupo familiar, lo que “no es suficiente porque eso alcanza a penas, hay familias que hace años que no saben de una ducha, no se pueden duchar porque con 2500 litros lo que puede hacer es lavarse y eso es una incomodidad tremenda y ellos privilegian lo que es para los baños, para cocinar”.
El destino de los recursos

Si bien ambos alcaldes fueron enfáticos en agradecer la ayuda que se ha generado con el decreto de zona de emergencia, también aclararon que esta no será suficiente, pues probablemente en un par de meses los agricultores nuevamente estarán desabastecidos.

Además, los 733 millones de pesos solo tienen ese uso determinado, y no pueden ser destinados a otro tipo de ayudas como la entrega de agua a otros vecinos que no sean agricultores y que hoy enfrentan la falta de agua potable.

Al respecto, el alcalde de Alhué, Roberto Torres, indicó que “tiene que haber ayuda por un año y una política pública de Estado a mediano y largo plazo para reconvertirse y ver qué plantar, cómo criar, porque las condiciones ya no son las de antaño y el cambio climático ya nos golpeó la puerta, por lo tanto, tenemos que hacer una política de Estado para ver como enfrentamos esto ahora y lo que se avecina en el futuro”.

En tanto, el alcalde Manuel Devia dijo que “esos recursos apuntan solamente al forraje para el ganado y la fructosa para los apicultores, para las abejas, solo se enfocó en el alimento que es más crítico entre comillas, porque para mí lo más crítico es que todavía tengamos nosotros muchas familias en la comuna a las que no hemos podido darle respuestas en relación al agua para beber”.

Agregó que “está pendiente que haya más claridad en que si nosotros vamos a tener los fondos suficientes para generar proyectos que van a ser la solución definitiva para que las familias tengan agua para su uso diario”.

En esa línea, Cristian Balmaceda, alcalde de Pirque y presidente de la Asociación de Municipios Rurales, explicó que desde la agrupación buscan que esos recursos puedan tener un destino más amplio, pues aunque son muy agradecidos por los 17 municipios que incluye el decreto de zona de emergencia no van en la línea “de la real necesidad que tienen los municipios”.

“El decreto va directamente relacionado con la crianza de animales específicamente, nosotros lo que hicimos fue solicitar al Gobierno que nos diera la posibilidad de rebajar la entrega de eso en el agua, en los camiones aljibes y de poder abrir o profundizar algunos pozos profundos que han bajado su nivel de agua, estamos en esa negociación“, explicó.

Agregó que “el problema que tenemos, y que yo creo que es lo más grave, es que no se ha tomado consciencia de que un déficit hídrico del 73 por ciento, como es el que tenemos en la Región Metropolitana, afecta muchísimo a la agricultura y luego a la bebida del ser humano, y esa parte es la que nos preocupa. No hay consciencia porque la gente ve que sale agua de la llave y cree que no hay problemas, pero para que salga agua tiene que venir agua del río y el río Maipo trae poca agua y mientras sigamos con esa sequía va a seguir bajando su nivel de agua”.

Frente a la situación, el alcalde de Pirque hizo un llamado a la comunidad a informarse sobre el problema, entender que ya en la Región Metropolitana hay personas que no tienen abastecimiento de agua potable, y sobre todo a cuidar el recurso en un panorama complejo provocado por la sequía.

Durante la semana pasada el Consejo Regional Metropolitano aprobó parte de los recursos que se entregarán por el decreto de zona de emergencia, por lo que ahora solo queda que las autoridades se pronuncien respecto de la petición de la asociación. Mientras tanto, las comunas de Alhué, San Pedro, junto a Til Til y Lampa seguirán tomando medidas locales para enfrentar el desabastecimiento hídrico que enfrentan sus habitantes.

Noticia original de Radio Universidad de Chile