Cosecha Agua Lluvia

Cosecha Agua es finalista en concurso internacional de innovación social

o
En la imagen, una familia beneficiada con sistema cosecha agua en 2017.

Familia penquistas es finalista en importante concurso internacional en emprendimiento social

La empresa COSECHA DE AGUA es uno de los 5 finalistas entre más de 600 postulantes de toda Latinoamérica, que se presentaron este año a los premios Idea Viva Schmidheiny, de la fundación ubicada en Costa Rica.


En julio se entregarán los premios Idea Viva Schmidheiny, que este considera entre sus últimos 5 finalistas a la empresa penquista Cosecha de Agua, que desde hace 3 años aborda la grave crisis hídrica que afecta al país. Su proyecto principal es un sistema autoinstalable de Cosecha de Agua, que almacena, filtra y clora el agua lluvia, brindándoles una alternativa a los sectores rurales sin acceso a agua potable.

La empresa es formada por una familia que ya se dedicaba al rubro del agua, pero quería darle un enfoque social a su trabajo. Se lanzaron en este proyecto aunque no parecía rentable y por ello han tenido que luchar para poder hacerlo sostenible y lanzarlo al mercado, abaratando costos e ingeniándoselas para poder llegar a los lugares donde más lo necesitan.

Aunque la pandemia detuvo algunos avances interesantes como la instalación de cosechas en una apartada isla del archipiélago de Chiloé, sus creadores Janis Gómez, Leonardo y Enrique Fernández, siguen trabajando en el diseño del sistema que ya está en la fase del prototipo, de la mano de Innova UdeC, que los asesora gracias a un proyecto Corfo que se adjudicaron el 2019 y que los está impulsando a mejorar este sistema, que aún más en este contexto, es urgente.

o
Imagen de un sistema Sistema Cosecha Agua instalado a comienzos de 2020.

HISTORIA

En medio de los incendios del año 2017, Janis Gómez, su esposo Leonardo y su cuñado Enrique Fernández, terminaban de instalar los primeros 500 Sistemas de Cosecha de Agua Lluvia de la Región (Scall), a través de la licitación de un programa piloto del gobierno de turno. Mientras miles de familias de sectores rurales se quedaban sin agua debido a los incendios, quienes habían sido parte de este programa agradecían al cielo que había llovido unas semanas antes y que sus estanques se habían llenado de agua para la emergencia.

“Fue ahí cuando me enamoré del proyecto”, dice Janis, quién hasta entonces dedicaba todo su tiempo a la empresa de instalaciones sanitarias Agua Dulce, pero que junto a su marido y su cuñado, buscaban darle un enfoque social a su trabajo, algo que les abriera nuevos horizontes y les llenara el alma. El nuevo proyecto reunió a la familia, Leonardo socio de Agua Dulce, quería innovar y Enrique, sociólogo, ya había trabajado en la problemática con el documental “El Llamado del Agua“. “Con la satisfacción de la gente y el impacto de lo que hacíamos supimos que esto era lo que queríamos hacer”, explica Janis.

PREMIOS

Este esfuerzo, la visión y el espíritu de sus creadores hizo que quedaran nada menos que entre los 5 finalistas a nivel Latinoamericano para los Premios Idea Viva de la Fundación Idea Viva Schmidheiny, que busca apoyar a los emprendimientos sociales con impacto positivo, ayudarles a fortalecer la gestión de sus proyectos y a escalar su impacto. Uno de los requisitos es tengan prevista tu continuidad y viabilidad en el tiempo, es decir que se financie, que posea una estrategia de mercado y que no sea –por otro lado- sólo un recurso de responsabilidad social empresarial.

image

En Cosecha de Agua, desde el principio su motivación fue social, aportar a la autonomía hídrica, a ofrecer una alternativa sustentable para la escasez de agua, educar sobre el problema y por supuesto mejorar este sistema que aún estaba en pañales; sin embargo con el cambio de gobierno el programa se detuvo y quienes necesitaban del sistema no podían costearlo. Como negocio no parecía rentable, pero la necesidad estaba latente y su ímpetu intacto. Es por eso que ninguno abandonó su trabajo y paralelamente siguieron levantando este proyecto, golpeando puertas y buscando financiamiento para desarrollar un sistema más accesible y duradero para los usuarios.

Así fue como en septiembre del 2019 recibieron la gran noticia de haber sido seleccionados por Corfo y como comenzaron a trabajar con Incuba UdeC, para levantar esté hermoso proyecto, hacerlo rentable, sustentable, sostenible y cumplir su sueño de “llegar a todas las personas que lo necesiten” explica Janis.

o
En la imagen, Janis capacitando sobre utilizacion y mantencion del sistema de cosecha de agua (2017).

FUTURO

Actualmente están terminando los prototipos de un sistema que podría abaratar los costos de instalación y la calidad del agua obtenida. Porque si bien la idea es milenaria y parece sencilla, “hay muchas dificultades que sortear para lograr ofrecer el servicio de calidad que queremos y llegar a los alejados lugares desde donde nos escriben a diario solicitándonos cotizaciones” explica Leonardo.

Ser nominados, entre 600 emprendimientos de toda América Latina, sin duda que ya es un gran logro que les reafirma la importancia de la temática que están abordando. Por ello, independiente del resultado, saben que seguirán trabajando arduamente por hacer crecer este proyecto, porque “sin agua, simplemente no hay vida y hoy hay millones de personas en Chile que no tienen acceso ella”.

o